¿QUÉ HACEMOS?

     Nuestro objetivo en AVOI es que nunca quede ningún niño y niña sin jugar y sin sonreír.

 

     Desde 1993, AVOI (Asociación de Voluntarios de Oncología Infantil) se dedica a ayudar a niños y niñas del Hospital Materno-Infantil haciendo que su estancia sea lo más agradable posible.

 

     Para ello, realizamos una serie de actividades diarias dentro del hospital y esporádicas fuera de él, y contamos con la colaboración de unos 170 voluntarios/as que durante los 365 días de año, mañana y tarde, juegan y entretienen a niños y niñas hospitalizados en varias plantas del Hospital.

 

    Nuestra historia comienza en marzo de 1993 cuando un médico del hospital, de la Planta de Oncología, vió que era necesario que vinieran voluntarios/as a jugar con los niños y niñas ingresadas en ese servicio. Este médico acudió a la Facultad de Medicina donde unos cuantos estudiantes nos reunimos con él, nos propuso formar grupos de voluntarios e ir al hospital a jugar con los niños, idea que nos pareció magnífica. Pronto comenzamos unos cuantos amigos a visitar a dichos niños y niñas. Carecíamos de material de juegos, eso sí, teníamos muchas ganas de comenzar el proyecto y nos inventábamos lo que hiciera falta para ayudar a estos pequeños.

     Fue muy duro al principio, pues desconocíamos el terreno y no sabíamos cómo íbamos a responder, y si tendríamos aceptación o no por parte de los niños. Pero lo que siempre pasa y sigue ocurriendo durante estos años: es que los niños te lo dan todo, por mucho o poco que tú hagas por ellos siempre te dan más y te vas a casa con la conciencia del trabajo bien hecho. No teníamos juguetes y comenzamos a hacer campañas de recogida, lo que fue un gran impulso. Cada uno de nosotros éramos responsables de un día a la semana y formábamos grupos de voluntarios/as que venían por las tardes con muchas iniciativas y ganas de jugar y hacer lo que fuese para conseguir una sonrisa.

 

     Con el tiempo adquirimos experiencia, cada año pasaban por el hospital muchos voluntarios que en grupos rotativos hacían felices a los niños y niñas de la planta. Pero carecíamos de fondos, por lo que nuestros proyectos sólo se quedaban en eso, en proyectos. Entonces decidimos dar un paso a delante y constituirnos como asociación, y en 1998 nació AVOI: ASOCIACION DE VOLUNTARIOS DE ONCOLOGÍA INFANTIL.

 

     Ya nos empezaron a tomar un poco más en serio, solicitamos subvenciones pero no llegaban, sin embargo la ayuda de un matrimonio, los Sres. Ibars pudimos seguir adelante, pues nos subvencionaban para materiales y juguetes y llevaban a los niño/as de campamento de verano.

 

     En 1999 decidimos que podíamos hacer algo más, nos preocupaba el apoyo escolar de éstos pequeños, pues estaban largos períodos de tiempo hospitalizados y no podían ir al colegio. En todo el hospital sólo había un maestro. Firmamos un Convenio con la Universidad de Málaga y comenzaron a venir maestros en prácticas. Fue un gran apoyo pero tan sólo contábamos con ellos tres meses al año. Comenzamos a venir, además de por las tardes, por las mañanas con el fin de preparar a los profesores y ayudar en lo que pudiéramos a los niños/as.

 

     En el año 2000, la Junta de Andalucía – Delegación de Sanidad nos premió en el Día de Andalucía con una distinción por nuestra labor. También, y algo crucial para nosotros, fue la iniciativa de unos padres que convocaron una reunión donde acudieron otros padres y nosotros y nos expusieron la idea de ayudarnos, de hacerse socios de AVOI, con la idea de aportar apoyo, además de económico, una ayuda incondicional para que ayudásemos a otros futuros niños/as al igual que lo hicimos con sus hijos e hijas. Poco a poco, se fueron haciendo socios y hoy día contamos con unos 150 socios, además de otros muchos que nos dan su apoyo incondicional.

 

     En el año 2001, el 13 de Diciembre, la Fundación Telefónica, Antena 3 TV y el Ministerio de Asuntos Sociales nos Otorgaron de Mano de S.A.R. D. Felipe Príncipe de Asturias el Primer Premio al Voluntariado en la categoría de Enfermedades y Discapacidades. Además de muy emotivo fue el mayor impulso que hemos tenido para seguir adelante, pues fue un reconocimiento público a nuestra dedicación, donde nos sentimos tremendamente orgullosos, y con mayor motivo al ser Nuestro Príncipe quien nos lo entregara. Este premio fue nuestro primer paso para la consolidación: Nuestro voluntariado estaba perfectamente definido, formado y organizado tanto por las mañanas como las tardes, nuestros talleres de manualidades para niños y niñas, madres y padres cada vez estaban en más auge, las nuevas tecnologías(informática) también prosperaron, hacíamos cada vez más excursiones etc. Todo con un único fin: el de hacer felices a los niños y niñas de oncología.

 

     En Mayo de 2003, una serie de padres, madres, niños y niñas afectados en nombre de todos nos hicieron un reconocimiento público en un programa del Canal Sur: “Senderos de Gloria“, lo cual fue también una iniciativa muy bonita donde nos mostraron todo su cariño, algo que jamás olvidaremos.

 

     Aunque al principio nos hemos dedicado por completo a la Planta de Oncología, en los últimos años y en colaboración con la Dirección del hospital, estamos llevando a cabo nuestro proyecto más importante del cual estamos muy orgullosos, y al que llamamos “Ningún niño sin jugar”.

 

     Se trata de llevar toda la asistencia a todo el hospital pediátrico, permitiendo con el tiempo que todos los niños y niñas del hospital tengan sus actividades lúdicas-recreativas y educativas con un voluntariado organizado que las lleve a cabo, y así mejorar su estancia hospitalaria.

 

     En Diciembre de 2005 con motivo del Día Internacional del Voluntariado, el Ayuntamiento de Málaga nos concedió en mano del Alcalde el Primer Premio de Málaga Voluntaria, Categoría de Acción Social. En mayo de 2007 conseguimos para nosotros un hito histórico, llevar a 38 niños y niñas con cáncer a Disneyland París. Fue espectacular verlos allí, jamás olvidaremos sus caras al ver a sus personajes favoritos.

 

     En Diciembre de 2007, en Isla Cristina, Huelva, AVOI fue galardonada con el Primer Premio Andaluz de Voluntariado lo cual significó, además de emotivo, una gran consolidación para nuestra labor.

 

     En Noviembre de 2008, el Instituto Andaluz de la Juventud nos dio el Primer Premio en la Categoría de Asociaciones por nuestra labor de voluntariado.

 

     En Junio de 2010, el Complejo Hospitalario Carlos Haya nos otorgó la Cruz de Malta, una distinción en sanidad, por nuestra labor a lo largo de todos estos años.

 

     Hemos recibidos otros premios en diferentes pueblos de Málaga como en Algarrobo (2012), Mijas (2013) , y el último en Mayo del 2014 muy emotivo, en Sayalonga.

 

     Sin embargo, nuestro premio o distinción más importante es la que nos llevamos día tras día, cuando vemos sonreir a los niños/as, no hay nada comparable a esa sensación.

 

     Seguimos al pie del cañón, y aunque el camino no ha sido ni lo está siendo fácil, tenemos lo más importante, que es la sonrisa sincera de los niño/as y sus familias. Nuestra sensación cuando estamos en el hospital es indescriptible, no creo que existe mayor recompensa en el mundo que la que tenemos nosotros día a día, esa mirada de gratitud y amistad no se puede comparar con nada. Por ello haremos lo posible y más para que éstos pequeños y sus familias estén lo más a gusto posible en el hospital. Su alegría es nuestra fuerza.